Luis Feliz © 1978

Historia

Edward James construyó uno de los más grandes y a la vez menos conocidos monumentos artísticos del siglo XX: Las Pozas. En este magnífico lugar y en un periodo de veinte años, más de treinta y seis estructuras surrealistas realizadas en concreto fueron edificadas.

Edward James abandonó los grandes círculos intelectuales, artísticos y sociales de Londres, París, Nueva York y Hollywood para establecerse en la jungla mexicana. Vivió en Xilitla en compañía de su gran amigo Plutarco Gastelum (un indio Yaqui) y su familia. Con el tiempo, Plutarco Gastelum se convertiría en el capataz de la construcción de Las Pozas. El Castillo, hoy hotel, ubicado en el centro del pueblo de Xilitla, fue construido por Plutarco Gastelum y se convirtió en su hogar y en el de su familia. Edward James también pasaba temporadas en éste cuando no se encontraba viviendo en Las Pozas.

Antes de llegar a México e iniciar la construcción de Las Pozas a principios de la década de los cincuentas, Edward James ya había gozado de una vida extraordinaria. Su familia poseía una gran mansión de trescientas habitaciones dentro de una propiedad de 2,400 hectáreas en Inglaterra, la cual Edward James convirtió en el West Dean College, que es en la actualidad un centro especializado en restauración de arte reconocido internacionalmente.

Nacido en 1907 dentro de una familia poseedora de una inmensa fortuna y heredero de grandes lujos y privilegios, la vida de Edward James imitó siempre el arte surrealista que siempre amó y el cual coleccionó en vida. Le dio la espalda a la rigidez de los círculos aristocráticos ingleses en los cuales nació y prefirió frecuentar y apoyar económicamente a una docena de artistas que tiempo después se convertirían en grandes figuras del mundo del arte como lo son Picasso, Dalí y Stravinsky. Escribió poesía a lo largo de su vida pero fue en la construcción del monumento de Las Pozas donde encontró su propia realización artística.